Sin miedo en la mirada
Sin miedo en la mirada
Sin miedo en la mirada
Sin miedo en la mirada
Sin miedo en la mirada
Sin miedo en la mirada
Sin miedo en la mirada
Sin miedo en la mirada
Sin miedo en la mirada
Sin miedo en la mirada
Sin miedo en la mirada
Sin miedo en la mirada
Sin miedo en la mirada
Sin miedo en la mirada
Sin miedo en la mirada
Sin miedo en la mirada
Sin miedo en la mirada
Sin miedo en la mirada
Sin miedo en la mirada
Sin miedo en la mirada
Sin miedo en la mirada
Sin miedo en la mirada
Sin miedo en la mirada
Sin miedo en la mirada
Sin miedo en la mirada
Sin miedo en la mirada
Sin miedo en la mirada
Sin miedo en la mirada
Sin miedo en la mirada
Sin miedo en la mirada
Sin miedo en la mirada
Sin miedo en la mirada
Sin miedo en la mirada
Sin miedo en la mirada
Sin miedo en la mirada
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Sin miedo en la mirada
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Sin miedo en la mirada
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Sin miedo en la mirada
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Sin miedo en la mirada
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Sin miedo en la mirada
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Sin miedo en la mirada
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Sin miedo en la mirada
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Sin miedo en la mirada
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Sin miedo en la mirada
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Sin miedo en la mirada
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Sin miedo en la mirada
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Sin miedo en la mirada
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Sin miedo en la mirada
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Sin miedo en la mirada
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Sin miedo en la mirada
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Sin miedo en la mirada
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Sin miedo en la mirada
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Sin miedo en la mirada
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Sin miedo en la mirada
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Sin miedo en la mirada
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Sin miedo en la mirada
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Sin miedo en la mirada
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Sin miedo en la mirada
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Sin miedo en la mirada
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Sin miedo en la mirada
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Sin miedo en la mirada
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Sin miedo en la mirada
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Sin miedo en la mirada
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Sin miedo en la mirada
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Sin miedo en la mirada
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Sin miedo en la mirada
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Sin miedo en la mirada
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Sin miedo en la mirada
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Sin miedo en la mirada
  • Cargar imagen en el visor de la galería, Sin miedo en la mirada

Sin miedo en la mirada

Precio habitual
$3,327.00
Precio de venta
$3,327.00
Precio habitual
Agotado
Precio unitario
por 
Impuesto incluido. Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pagos.

Medidas: alto 150 cm, ancho 150 cm
Técnica: acrílico, pigmentos, tinta china, ceras, carboncillo y lápiz.
Soporte: lienzo

Cuadro trabajado desde la improvisación libre. Action painting con música de Arcade Fire.

Esa frase del concierto de Coque Malla que todavía resuena en mi cabeza, cuantas cosas significa, qué importante.

Naturaleza, ciudad, antigüedad, modernidad...seres perdidos en mundos que no son los suyos. 

Todo pasado por el filtro de un sueño y construido sobre un muro marcado por el grafiti y el paso del tiempo, en una gran ciudad. 

Nosotros, que somos Naturaleza pero que nos hemos convertido en otra cosa. 

Pintura gestual, intuitiva, que deja que las cosas pasen y se apoya sobre lo que aparece. Aprovechando el accidente y aceptando las consecuencias.

Lo desconocido, lo que se nos escapa entre los dedos.... Naturaleza, antigüedad, lo terrenal y lo espiritual.

Necesidad de contar cosas, de dejar huella, de entender el mundo, que siempre es moderno y antiguo.

Nada importa mucho... Trabajando con la mirada perdida...


Embalaje profesional y certificado de autenticidad.